El Palacio de Revillagigedo, de estilo barroco, es un ejemplo destacado de la arquitectura palaciega asturiana del siglo XVIII. Lo mandó construir en 1704 Carlos Miguel Ramirez de Jove, primer Marqués de San Esteban del Mar, aprovechando la existencia de una torre del siglo XV. Las torres almenadas del palacio, de sobria arquitectura medieval, contrastan con la decoración barroca de los tres pisos del cuerpo central, con una galería portícada en el inferior, columnas jónicas en el primer piso y toscanas en el segundo.